A que edad empezamos a ser exitosos?


Gracias a Facebook, el año pasado tuve la inmensa alegría de re-encontrarme con mis amigos de escuela primaria. La labor tomó varios meses, fue una búsqueda constante y sin tregua, sin lugar a dudas el mérito se lo llevó nuestra amiga Montserrat, quien se dio a la tares de buscar por debajo de las piedras digitales, registrar las gavetas de Google y recorrer los rincones menos transitados del ciber espacio. Finalmente la tarea dio sus frutos.

A medida que nos íbamos agregando al grupo de FB, denominado “San José Social Club”, íbamos reconstruyendo recuerdos y anécdotas. La red se iba armando lentamente, al principio el primer impacto fue reconocernos después de tantos años, pues en nuestro cerebro nos habíamos quedado de 12 años o menos, así que cada vez que aceptábamos una solicitud de amistad nos dedicábamos a redescubrir esa nueva persona.

Ni que decir tiene la emoción de escuchar la voz de ese compañero por teléfono o vía Skype, ver su cara, sus movimientos, su historia. Fuimos un libro que dejamos en las primeras páginas de nuestra vida y ahora es un tomo grueso cargado de recuerdos, viajes, matrimonios, hijos, divorcios, experiencias laborales, anécdotas, cicatrices emocionales y heridas que hoy en día se llevan con orgullo porque gracias a ellas nos convertimos en adultos y superamos experiencias que posiblemente fueron duras en su momento.

Quizás más de uno se preguntará al leer este post, ¿Por qué incluyo este aspecto personal en un blog cuyo enfoque está en los negocios, organizaciones, marketing, productividad etc.? Pues porque aunque a primera vista no lo parezca si existe una relación y muy estrecha con la temática de este blog. Los invito a seguir leyendo.

Es bueno acotar que no nos habíamos visto en los últimos 25 – 30 años. ¡Vayan sacando cuentas! Tenemos profesiones distintas: arquitectos, abogados, empresarios, ingenieros, etc. incluso hay quienes viven en otras ciudades o países que no sé exactamente de que se graduaron o que hacen actualmente. No obstante, a medida que pasa el tiempo vamos descubriendo talentos y valores que van más allá de un título universitario.

Sin embargo, una vez reunidos en persona cuando empezamos a “actualizar la base de datos” me perdonan el uso del término informático, descubrimos varias fortalezas comunes que nos han acompañado a lo largo de nuestras vidas y que muchas de ellas las adquirimos justamente en los tiempos del colegio. He aquí algunas de ellas:

El acompañamiento y soporte de la familia, algunas de nuestras madres tuvieron que trabajar por allá por los años 70’s, cuando no estaba tan extendida la fuerza laboral femenina, pero lejos de traumatizarnos por ello más bien hoy en día es motivo de admiración y agradecimiento, nunca nos quejamos por falta de atención o desinterés.Por lo contrario, ellas estaban presentes y su interés se centró en ofrecernos la mejor educación que nos podían dar. Por otro lado, la labor de los abuelos y de familiares cercanos fue muy importante, porque en esa época la escuela era de doble turno. El énfasis en ortografía y uso del castellano, hoy reconocemos que ésta ha sido una fortaleza significativa tanto en nuestra vida estudiantil como profesional, en este aspecto debo reconocer que gran parte de mi buen promedio tanto en bachillerato como en la universidad se lo debo a tener facilidad para escribir y además tener buena ortografía. Pensándolo bien, ¡hasta poder escribir y mantener este blog hoy en día¡.

La práctica de un instrumento musical y participación en actividades artísticas, algunos de nosotros tuvimos la oportunidad de aprender a tocar un instrumento musical, otros participaron en actos culturales, siempre había un motivo o una festividad en la que teníamos que bailar o interpretar algún personaje; hasta nos presentamos en televisión. Esto nos ayudó de alguna manera a perder ese miedo escénico que a veces tienen algunos profesionales cuando se ven expuestos ante el público.

Actividades al aire libre y deportes, en este aspecto nos causó mucha gracia recordar esta parte de nuestra infancia, pues indudablemente los alumnos más aventajados en los deportes también eran los “consentidos” y sin lugar a dudas el espíritu competitivo afloraba no sólo entre los estudiantes sino también entre las maestras de aquella época. También, recordamos con mucho cariño las salidas a los parques, los juegos al aire libre, el rodar por la grama, correr y bañarnos en los ríos. Esto nos ayudó a disfrutar de la naturaleza, el placer de conocer sitios nuevos, alejarnos por unas breves horas de nuestro nido y sin la ventaja de tener un celular. Hoy en día, algunos de nosotros hemos tenido la gran fortuna de viajar, vivir en otros lugares, conocer y adaptarse a otras culturas incluso dentro del mismo país.

Ser sensibles a las necesidades de otros y cuidado del ambiente, se hacían actividades y verbenas para recaudar fondos para las misiones, se recogían fondos para canastillas en el día de la madre. Visitábamos el ancianato que teníamos al lado del colegio. Recuerdo que el día del árbol siempre lo celebrábamos y había que trabajar en la tierra y sembrar el arbolito.

Sin ánimo de describir una época bucólica donde todo era bello y sin problemas, pues cada quien pasó por momentos difíciles, mi objetivo es buscar en las raíces de nuestra educación, aquellos valores y enseñanzas que marcaron de alguna forma nuestros primeros años y aunque por supuesto después del colegio tuvimos otras experiencias, profesores y mentores ya las bases estaban construídas desde la escuela primaria. Hoy cada quien, ha logrado sus propias metas y nos encontramos en un momento especial de nuestras vidas, donde podemos ver lo que hemos construído y lo que todavía podemos seguir haciendo gracias a la experiencia que dan los años.

Así que la respuesta al título de este post, ¿cuándo empezamos a ser exitosos? no existe pues no es un tema de edad sino de un proceso que comienza desde la infancia y no termina nunca. El éxito no es la meta ni es un estado paradisiaco estático, es un camino y lo que queda es disfrutar de la travesía. A la larga las mayores satisfacciones la dan aquellas situaciones que trascienden lo meramente económico o material tal como ocurrió con este reencuentro con mis amigos. Algunos con los que estudiamos ya se han ido y esto nos causó mucha pena, se fueron jóvenes, todavía con mucho para dar. Siempre afecta de manera especial cuando se muere alguien que es contemporáneo, porque nos muestra lo relativa y corta que puede ser nuestra permanencia en este mundo, pero lo relevante es que ellos se mantendrán vivos en nuestros recuerdos.

Para los lectores que tienen o han tenido este tipo de re-encuentro entenderán que este post está hecho con mucho sentimiento, yo los aliento a que vivan esta experiencia porque es única y muy reconfortante.

Éxitos!!!!

Tomado de: www.exitosi.com

A qué edad empezamos a ser exitosos?

  • Digg
  • del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Yahoo! Buzz
  • Technorati
  • Facebook
  • TwitThis
  • MySpace
  • LinkedIn
  • Live
  • Google
  • Reddit
  • Sphinn
  • Propeller
  • Slashdot
  • Netvibes

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Despues de enviar tu comentario, visita la portada principal del blog
Afiliado Clickbank